El Gobierno identifica la razón de la falta de crédito

El Gobierno se encuentra tambaleándose tras la debacle electoral de este pasado domingo, y en la sesión de control del Senado de ayer, intentó defender su posición arremetiendo contra las entidades financieras y la asfixia de crédito a la que están sometiendo a la sociedad española, la cuál está impidiendo la recuperación de la dinámica positiva económica.

Según las palabras de José Blanco, Ministro de Fomento, la vivienda vacacional que se construyó sin límite durante los años de la burbuja inmobiliaria ha acabado por asfixiar a las entidades financieras, empantanadas en créditos de muy dudoso cobro, lo que está evitando que se planteen nuevas opciones de financiación.

Así, aunque existen mercados y zonas geográficas de demanda potencial evidente, Blanco sostiene que las entidades financieras no están facilitando el crédito necesario para que se acometan esas construcciones por no disponer de la liquidez necesaria para ello, al tenerla toda hipotecada en las viviendas vacacionales.

Por otro lado, las familias no llegan a recibir los préstamos personales que necesitan para acometer sus pequeños gastos habituales del día a día, o sus inversiones en el corto plazo, por la misma razón, y ello está generando un bucle del que parece no haber salida.

Y es que la recuperación de la economía necesita de la recuperación del crédito, mientras que la recuperación del crédito necesita de la recuperación de la economía, por lo que nos encontramos en una situación de la que será difícil salir en un horizonte de corto-medio plazo.

Una posible salida sería la participación directa de las administraciones públicas en la dinamización del crédito, algo que ya hacen a través del Instituto de Crédito Oficial, pero la falta de recursos de los organismos públicos es también evidente, asfixiados, a su vez, por los acreedores internacionales que siguen incrementando la prima de riesgo de la deuda soberana.

Todo ello, está provocando la congelación casi absoluta del crédito y el tener que vivir con operaciones del día a día, lo cuál permiten ir sobreviviendo, pero no conseguirán, en ningún caso, que se produzca una recuperación de la economía en su conjunto, lo que acabará por perpetuar la crisis por tiempo indefinido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search