Fraude con préstamos personales

Con los momentos más duros de la crisis azotando al bolsillo de los españoles, los fraudes, en general, están a la orden del día, y el fraude con préstamos personales no iba a ser menos y aparece como uno de los delitos más lucrativos que estamos viendo en estos últimos meses, debido a la relativa sencillez con la que se puede cometer.

Tenemos un ejemplo claro en el fraude con préstamos personales que se cometió hace unos cuatro años en Galicia, y que se comienza a juzgar en estos días, en los que un entramado de casi 20 personas se embolsó una cantidad de dinero realmente apabullante.

Para ello falsificaron documentos y los presentaban en las entidades financieras, para conseguir así obtener los préstamos personales y formalizar el fraude, ya que cuando la entidad quería cobrar las primeras cuotas de los préstamos ya no había nadie a quien cobrar.

Dos eran los cabecillas de este fraude con préstamos personales, aunque la trama se extendía a un gran número de personas. Los documentos originales eran obtenidos de personas que desconocían el objetivo último para los mismos, pero que sí recibían una compensación económica por los mismos.

Lo que no deja de sorprender de este tipo de fraude con préstamos personales es la relativa sencillez con la que se puede engañar a las entidades financieras, de las que uno esperaría un mayor rigor a la hora de realizar los filtros previos a la entrega del dinero, pero que, vista la realidad, parece que este rigor no existe.

La buena noticia, por otro lado, es el hecho de que estos fraudes con préstamos personales, así como otros con préstamos hipotecarios, son descubiertos por la policía, siempre tras la denuncia de un afectado, claro está, lo que da cierta garantía al sistema financiero en el que vivimos.

Ahora habrá que esperar que a los involucrados en este fraude con préstamos personales les sentencien, si son probados culpables, con la dureza necesaria para que ellos no vuelvan a incurrir en este tipo de delitos, y para que sirva de escarmiento a posibles amigos de lo ajeno que lo puedan intentar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search