La morosidad de los préstamos desciende en el mes de septiembre

Septiembre ha sido un buen mes para las entidades financieras, que han visto como el porcentaje de morosidad en los préstamos ha disminuido con respecto al mes anterior en 0.12 puntos porcentuales, quedándose en el 5.49% por el 5.61% con el que esta tasa cerró en el mes de agosto.

Aunque todavía es uno de los valores máximos de nuestra historia, sólo comparable con cifras del año 1996, lo cierto es que este año 2010 está siendo mucho mejor que el año anterior, ya que se trata del tercer mes en el que la tasa de morosidad desciende.

Ya lo hizo en los meses de junio y marzo, y el hecho de que lo haga ahora tan cerca del final de año da razones para el optimismo dentro del sector financiero que ve como la situación general en nuestra economía va recobrando la normalidad, tras el rebote producido al llegar a la situación más baja provocada por la crisis.

Son las Cajas de Ahorro las que ofrecen un porcentaje inferior de préstamos morosos, con un más que aceptable, para la que está cayendo, 5.34%, muy por debajo del 5.69% con el que esta tasa cerró el mes anterior, justo a finales de los meses de verano.

Fueron los Bancos los grandes perjudicados en cuanto a préstamos morosos, ya que sufrieron un ligero incremento, concretamente 0.09 puntos porcentuales, situándose en el 5.58% en el mes de septiembre. Aunque es una subida prácticamente imperceptible sí que da la sensación de que los bancos están soportando peor la crisis.

Las mejor situadas en cuanto a préstamos morosos son, una vez más, las cooperativas de crédito, que arrojaron un porcentaje de morosidad muy estimulante, situándose en el 4.41%, muy por debajo del resto de entidades financieras que operan en nuestro país.

Todos estos datos, hechos públicos por el Banco de España, nos dan una imagen clara de la situación en la que nos encontramos. Muchos préstamos siguen siendo de dudoso cobro y otros tantos son morosos, aunque parece que lo peor ya ha pasado y que ahora nos encontramos en la senda de la recuperación, lenta y tortuosa, pero ya visible en el horizonte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search