La reunificación de deudas cobra fuerza

A pesar de las tremendas dificultades que está teniendo el sector financiero para poder conceder las hipotecas que se necesitan no ya sólo para la compra de nuevas viviendas, sino también para poder formalizar procesos de reunificación de deudas, lo cierto es que con el filtro que se ha producido entre las empresas del sector, profesionalizándose al máximo, la reunificación de deudas ha empezado a cobrar fuerza como una alternativa seria a los problemas de liquidez de las familias.

Unas familias que, en la mayoría de las ocasiones todavía acumulan deudas del pasado, cuando contrataron préstamos personales sin valorar las posibles consecuencias de una crisis como la actual, y que ahora se están viendo abocados a no poder devolverlos, por carecer de los ingresos necesarios para ello.

En ese sentido la reunificación de deudas se presenta como una alternativa más que plausible, ya que aporta las facilidades necesarias como para poder finalizar el mes sin problemas, al reducir drásticamente la cuota mensual que se acaba pagando.

Hay que recordar que la reunificación de deudas no es más que colocar todas las deudas acumuladas bajo el paragüas de una hipoteca, con lo que se amplia el plazo de amortización a la vez que también se reduce el tipo de interés que se paga mes a mes, aunque no así en volumen, y, por supuesto, con el impedimento de tener que disponer de una vivienda para poder avalar la operación.

Una vivienda que, en más de una ocasión, ha sido el verdadero caballo de batalla de las familias endeudadas que acababan perdiéndola debido a las triquiñuelas de las empresas de reunificación de deudas, que no siempre operaban con la transparencia necesaria.

Sin embargo, hoy en día, y gracias a la crisis que ha hecho que todas las empresas sin la formación y la profesionalidad adecuada quedaran fuera del mercado, las empresas que se dedican a la reunificación de deudas lo hacen con la claridad necesaria como para dar garantias a los clientes, unas garantias que se multiplicarán en el mismo momento en el que el Gobierno formalice, de una vez por todas, el registro de empresas financieras, anunciado, pero todavía por desarrollar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search