Los seguros en los préstamos personales

Los seguros en los préstamos personales son los grandes desconocidos de nuestro sector crediticio nacional. Más conocidos en el mundo hipotecario, la gente no suele tener en cuenta que últimamente también se están asociando de manera mayoritaria a la concesión de préstamos personales, bajo el señuelo de mejorar las condiciones de devolución si se contrata el que ofrece la entidad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los seguros en los préstamos personales no son obligatorios, sino totalmente voluntarios, por lo que un cliente no se debe sentir presionado a la hora de contratarlo durante su petición de un préstamo personal. Otra cosa es, claro está, que le pueda interesar porque así bonifica el tipo de interés, por ejemplo.

Y es que determinados seguros sólo son obligatorios para los créditos hipotecarios, nunca para los préstamos personales, a pesar de la presión que se pueda recibir por parte de la entidad financiera. Los seguros en los préstamos personales suelen ir en la línea de seguros de desempleo o seguros contra cualquier tipo de imprevisto, y se deberían de poder contratar tanto en la entidad financiera como con una empresa aseguradora externa.

Hay que tener claro que los seguros en los préstamos personales, como es evidente, encarecen la operación y se convierten en una cantidad adicional a pagar cada mes, o cada año, en función del método y periodicidad de pago acordado, por lo que es importante entender los seguros que firmamos al formalizar el préstamo.

A la hora de evaluar la bonificación que nos ofrecen los seguros es necesario compararla con el coste que nos generará a lo largo de la vida del mismo, es decir, habría que analizar el dinero que nos ahorramos con el tipo de interés bonificado con el dinero que nos gastamos al pagar los seguros.

Es evidente, que un seguro, tanto en los préstamos personales como en general, se torna imprescindible en el momento en el que se requiere su utilización para compensar aquella situación que asegura, pero no es menos cierto que la inmensa mayoría de los seguros nunca se llegan a aplicar por falta de siniestros que lo justifiquen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search