Menos préstamos, aunque con menos restricciones

El Banco de España acaba de hacer pública la Encuesta sobre Préstamos Bancarios referente al tercer trimestre de este año 2010, y en ella, entre muchas otras cosas, se refleja que la reducción evidente de demanda de préstamos de todo tipo, empresariales, personales e hipotecarios, así como la estabilidad en las condiciones exigidas por las entidades financieras. Por tanto, nos encontramos ahora en un entorno de menos préstamos, aunque con menos restricciones.

Durante los dos primeros trimestres de este año 2010, esta misma encuesta había puesto de manifiesto el endurecimiento de las condiciones para la concesión de préstamos por parte de los bancos o cajas, que repercutía en todos los sectores, es decir, tanto a nivel empresarial como a nivel personal. Sin embargo, parece que esa tendencia se ha revertido, o al menos estancado, en el tercer trimestre, y las condiciones se han mantenido.

A ello habrá ayudad, sin duda, la otra gran conclusión de esta encuesta como es la del descenso de la demanda a todos los niveles. Es decir, tanto empresas como particulares están reduciendo su demanda de préstamos, habida cuenta de la situación económica en la que nos encontramos.

Las empresas se encuentran en un claro proceso de austeridad interna, tratando de reducir sus gastos al mínimo y los intereses financieros son uno de los puntos fuertes de esta partida. Por otro lado, los particulares siguen siendo cautos ante las perspectivas inestables que se avecinan. Nadie quiere entrar en las obligaciones de un préstamos sin estar plenamente seguro sobre su futuro laboral.

Habrá que ver como se comporta el sector de los préstamos en este cuarto trimestre que estamos ahora viviendo, aunque nada hace presagiar una modificación sustantiva de la situación que estamos viviendo. Es decir, mientras la economía no crezca, las empresas no van a pedir préstamos, y mientras que el desempleo no se reduzca drásticamente, los particulares no van a pedir préstamos.

Estamos, entonces, en un momento de estancamiento a todos los niveles que no tiene visos de solucionarse en breve. Algunos expertos hablan del segundo semestre de 2011 como el del comienzo de la recuperación, aunque otros lo sitúan en el 2012, lo que está claro es que todavía no nos estamos recuperando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search