Préstamos personales vs. Tarjetas de Crédito

Como cualquier otro producto bancario las tarjetas de crédito y los prestamos personales, cuentan con sus ventajas y desventajas. Y aunque a diario nos bombardean con publicidad, no siempre conocemos en profundidad estos productos y tampoco suele quedar muy clara la información importante que se puede ver en los anuncios y la propaganda en general, así que no está mal darles un repaso.

prestamo VS tarjeta crédito

Préstamos personales

Los préstamos personales no son más que créditos concedidos por una entidad financiera con una garantía personal, es decir que no necesitan de ninguna garantía inmueble, como podría ser una vivienda en un préstamo hipotecario.

Para poder obtener un préstamo personal es necesario superar un estudio previo por parte de la entidad financiera en el que se determinará la capacidad de pago del titular del mismo, para poder valorar si se encuentra en condiciones de devolver el préstamo, o no.

Tarjetas de Crédito

Las tarjetas de crédito son tarjetas que permiten el aplazamiento de los pagos realizados con ellas en función del acuerdo suscrito con la entidad financiera que las emite.

Se realiza un estudio previo del titular de la tarjeta de crédito, pero una vez que ésta ha sido concedida no hay ningún seguimiento de su uso por parte de la entidad financiera, más allá de la comprobación de la devolución y pago de las cantidades debidas.

1# Ventajas de financiar con préstamos personales

La primera ventaja evidente es que el tipo de interés es más bajo del que se puede obtener con una tarjeta de crédito, con lo que el precio del préstamo en cuestión es menor.

Otra ventaja radica en que las cantidades que se pueden obtener a través de un préstamo personal son, en general, superiores a las que se logran mediante una tarjeta de crédito.

2# Ventajas de financiar con tarjetas de crédito

La principal ventaja de realizar una financiación a través de una tarjeta de crédito radica en el hecho de que no hay que justificar el pago de ninguna manera, más allá de tener que devolver la cantidad utilizada. En este sentido la libertad que ofrece una tarjeta de crédito no la ofrece el préstamo personal.

Por otro lado, con una tarjeta de crédito se pueden realizar tantas financiaciones como se quieran en diferentes momentos, mientras que con un préstamo personal cada vez que se necesita dinero hay que reiniciar otra vez todos los trámites administrativos.

Desventajas de ambas

Las tarjetas de crédito tienen el principal inconveniente o desventaja de que el tipo de interés a pagar es muy elevado, con lo que no es conveniente abusar de este tipo de financiación si no se quiere caer en un bucle muy peligroso.

Los préstamos personales, por su parte, tienen el inconveniente de las comisiones que generan y que hay que justificar los gastos que se van a realizar con el dinero obtenido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search